¿Sabes qué es una infusión?

“Los grandes amores empiezan con champán y terminan con una infusión”
                                                                                                          Honoré de Balzac

Es esa sabrosa, calientica y oportuna bebida que aparece siempre de la mano de mamá o alguien querido.  Cuando tenemos una pesadez estomacal después de una ingesta de comida. Después de una tarde de lluvia y llegamos estornudando a casa. Si no podemos conciliar el sueño después de un día estresado, la infusión hace maravillas.

¿En qué casa no existe “una infusión mágica” que lo cura todo, hasta los pesares del alma?

Desde que tengo uso de razón, en mi casa se han usado esas ricas infusiones aromatizadas de plantas para mejorar diversos malestares. Las temidas resacas, dolores menstruales, para levantar el ánimo. Como también para amenizar una tarde de charla en un día lluvioso y frio.

Una infusión es una bebida que se obtiene de las hojas, de las flores, ramas, cortezas, frutos, semillas y raíces de plantas o hierbas que se vierten en agua a punto de ebullición.

Pero tenemos que distinguir una infusión de un té, por lo general las personas suelen llamar té a cualquier bebida caliente de hierbas, y no es así.

La única bebida denominada té, es la que se hace con las hojas secas de Camellia Sinensis, un árbol pequeño de origen asiático, que después del agua es la segunda bebida más popular en el globo terráqueo, se tiene conocimiento del té a partir del 2500 a.C .

Aclarado esto, les explico que para obtener una buena infusión dependerá mucho de la clase de hierbas o plantas que vamos a usar.

El volumen de agua estará acorde con la cantidad de hierbas o plantas a emplear.

Se debe tener una tetera o un envase que sea solo para infusiones, de manera que no adquiera sabores por otros usos en la cocina.

Si son flores secas o frescas de manzanilla, tilo, hojas de albahaca por ejemplo, bastará con introducir estas, justo en el momento de ebullición y seguidamente apagar la llama, y dejar reposar unos 5 minutos.

Si vamos a utilizar plantas gruesas frescas o secas, cortezas del tronco, ramas, semillas o raíces, deberán dejarse hervir por unos 5 a 7 minutos, apagar la llama, tapar el recipiente y dejar infusionar el líquido caliente. Estos minutos más son para permitir extraer de las sustancias orgánicas la parte soluble y los aceites que contienen las hierbas. Es recomendable no añadir azúcar o miel a las infusiones cuando es para uso medicinal.

Cada planta tiene propiedades terapéuticas especiales, tomadas en forma de infusión sirven para mitigar y a veces hasta curar muchas   alteraciones orgánicas. El uso frecuente de las tomas de infusiones pueden facilitar dicha corrección en el organismo.

Las ricas aromáticas, como también se les llama a las infusiones, suelen ser ideales para el control de nuestra parte emocional. Para esos días en los que las emociones nos dominan, ya sea por el estrés, exceso de trabajo, preocupaciones o esa incomoda ansiedad que nos inquieta tanto, nada como una infusión. Ideales son las de flores de tilo o tila, flores de manzanilla, hojas de hierbabuena, hojas de albahaca, valeriana, melisa o toronjil, lavanda.

En muchas regiones se les conoce a las infusiones por otros nombres como; tisana,  bebedizos, potingue, bajativos, cocimientos, pócimas, cocción de plantas.

Las infusiones deberán tomarse tibias cuando su objetivo es medicinal, pero nos pueden servir de base para preparar bebidas frías, las cuales podemos endulzar con fructuosa, miel, azúcar moscabada o sustituir con stevia, si queremos evitar calorías.

Ahora bien las infusiones por si solas no son remedios mágicos,aunque para mí lo son. Deben complementarse con una buena alimentación balanceada, ejercicios, un asesoramiento médico adecuado y oportuno. Pero por encima de todo, saber que somos responsables de nuestro cuerpo, “nuestro verdadero templo” y que dependerá de nosotros cómo lo cuidemos.

Debemos ser muy cautelosos en el uso de hierbas y plantas aromáticas, sus propiedades beneficiosas, sus componentes, sus contraindicaciones, investigar y orientarnos bien acerca de lo que debemos consumir.

La naturaleza es maravillosa, es un regalo de la divinidad que nos brinda diversas hierbas y plantas que nos regalan beneficios inigualables. Encontramos el romero, el jengibre, la malva, el boldo, la hierba luisa, el orégano, la salvia, el aloe vera o sábila, en fin tantas otras que iremos mencionando y describiendo sus características.

Sabías que la albahaca es considerada en la cultura hindú como una planta sagrada. En la medicina ayurveda se le conoce como “madre de la medicina de la naturaleza”, por sus grandes beneficios terapéuticos, en ritos de adoración, meditación y oración.

Era  también muy apreciada por los médicos en la antigua Grecia y el Imperio Romano por sus efectos sanadores.

Además de ser reconocida en la actualidad por  los chef como ingrediente protagónico de muchas recetas, la albahaca es una gran benefactora del sistema nervioso.

Después de un día agitado, una deliciosa infusión de albahaca le hará serenar y encontrar la tranquilidad que sus emociones necesitan para dormir bien.

Coloque en una taza de agua hirviendo, una rama de albahaca, previamente lavada.

Deje infusionar unos 10 minutos, endulce al gusto.

Sienta el aroma de la hierba, saboree suavemente  y dispóngase a rendirse en los brazos de Morfeo.

Postdata: muchos especialistas en plantas recomiendan friccionar entre las manos unas hojitas de albahaca, olerlas lentamente antes de dormir, sus efectos aromáticos se dejarán sentir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s