¿Endulzar o no endulzar las infusiones?

Con azúcar y miel, hasta los caracoles saben bien”
                                                                              Anónimo

Cuando se trata de tomar infusiones tenemos que ver cuál es la intención que nos lleva a hacerlo. Es porque simplemente nos place o nos motiva relacionado la búsqueda de los beneficios terapéuticos de las plantas.

Si es por el placer de tomar infusiones, como sustituto del café y de las bebidas naturales, endulzar la aromática sumará deleite a la bebida.

Debemos tener en cuenta aspectos como:nuestra salud general, mantenernos en forma, consumir menos calorías, modificar la adicción al azúcar, contraindicaciones como la diabetes y otras enfermedades.

Cuando se trata de tomar infusiones por el beneficio medicinal de las plantas, se sugiere no endulzar la bebida, el azúcar es un elemento aditivo, que suma calorías vacías que no aportan nutrientes. Si se toma después de las comidas tiende a fermentar los alimentos en el proceso digestivo. Otra consecuencia del uso frecuente del azúcar es que va disipando con el tiempo el sentido de la degustación del sabor natural de las hierbas, perdiéndose esa característica organoléptica que cada infusión herbal posee.

Muchos piensan que sustituir azúcar por miel es saludable, aunque realmente es muy rico. Si bien es cierto, que es un producto natural orgánico, también es verdad que posee cualidades nutritivas con alto contenido calórico, en su composición química se encuentra un 70% de azúcares por lo cual las personas con diabetes deben tener mucho control en su ingesta. Igualmente quienes no deseen aumentar sus calorías y las personas que tengan susceptibilidades alérgicas al polen de flores.

La fructuosa es otro elemento que se encuentra en la miel y las frutas. Es un endulzante que recomiendan su uso en productos para diabeticos porque es absorbida por el organismo más lentamente que la glucosa, pero sí tiene influencia en los niveles de azúcar en la sangre, por lo que debe ser consumida con moderación.

Luego encontramos los edulcorantes artificiales los cuales desde su aparición han traído diversas controversias sobre el efecto de su consumo en el organismo, lo cual ya es bastante para pensarlo varias veces antes de usarlos. Aparte dejan un gusto no agradable en la boca, alterando el sabor original de las bebidas, pueden producir diversas reacciones en el metabolismo.

¿Qué debemos hacer si queremos endulzar un poquito nuestra infusión?

Si no tenemos problemas de salud y no queremos dejar de disfrutar el dulce en el paladar, tenemos alternativas entre el uso moderado de la miel, la miel de arce, la azúcar morena, el rallado o jarabe de papelón, conocido también como raspadura, panela, panocha, chancaca o piloncillo

Particularmente a mí me gusta mucho usar jarabe de papelón, al cual le agrego un poquito de canela o vainilla según sea la combinación de sabores que quiera hacer.

Pero si por el contrario, estamos en búsqueda de mejorar nuestro sistema de salud, pero deseamos un dulzor en la infusión tenemos la Stevia en su forma natural como un ideal sustituto del azúcar, pero, se sugiere en la forma más natural posible.

En muchas tiendas naturistas se consiguen las hojas secas de la planta de stevia, lo cual es la ideal. Se pueden moler o pulverizar y conservar en un envase de cristal con tapa.

Se debe usar en pocas cantidades, ya que endulza bastante. Poco a poco, a medida que lo utilizan se irán conociendo las proporciones a emplear. La stevia sin duda, se ha constituido en el sustituto del azúcar por excelencia y no deja sabores particulares al tomarlo.

Se debe tener precaución con muchas marcas comerciales que ofrecen Stevia, porque en su proceso de preparación agregan otros ingredientes y disminuyen la cantidad de Stevia.

De manera que siempre debemos leer las etiquetas del contenido que ofrecen estos productos.

Otra forma de darle un toque dulzón a nuestra infusión es utilizando el regaliz en forma natural.Es un planta de la cual se utilizan sus raíces y tallos secos picados. Se puede agregar a los demás ingredientes cuando se prepara la infusión, con la ventaja de que el regaliz es una hierba protectora de la mucosa del estómago.

También se debe usar en forma mesurada porque endulza bastante, a muchas personas no les gusta el sabor que deja en la boca, pero será cuestión de gusto.

Una receta para aquellos que deseen probar una rica infusión sin necesidad de endulzarla.

Ingredientes para 2 personas:

1 manzana roja, bien lavada su cubierta, pelada y picada en cuadritos muy pequeños

2 ramas de hierbabuena lavada previamente

En ½ litro de agua hirviendo colocar la cáscara y los cuadritos de la manzana roja, dejar hervir por 5 minutos. Agregar las ramas de hierbabuena, apagar el fuego y tapar la infusión.

Dejar infusionar por 10 minutos más para extraer bien las sustancias de la hierba.

Se sirve con las hojas y parte de la manzana picada. Se puede tomar caliente, o se puede tomar fria, su sabor es muy agradable al paladar.

Se puede tomar incluso después de las comidas, o antes de ir a dormir sin ningún problema. La hierbabuena es altamente digestiva, con acción sedativa, y relajante. La pectina, que contiene la cáscara de la manzana, proteje la mucosa intestinal, y los fitoquímicos de la fruta, ayudan a procesar los niveles de azúcar y grasa en la sangre.

Así que tome la infusión lentamente, disfrute sus sabores y prepárese a tener un descanso que lo hará soñar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s