Para una buena digestión, nada como una infusión

La hierbabuena y la menta fresca, es como mejor sienta”
J.Sisa¡

Uhm! Que rico es comer. Degustar sabrosos platos culinarios preparados por propios o extraños estimula los sentidos y si estamos acompañados de grata compañía el placer es completo.

Pero, ¡ay! después, pesadez estomacal, digestión pesada, flatulencia, acidez. ¿Cuántas veces no hemos sido víctima de estas circunstancias?

Tener una buena digestión es esencial para sentirnos bien, es parte de esa simple felicidad que solo valoramos cuándo nos sentimos mal.

En las diversas escuelas de medicinas como la ayurveda y la medicina tradicional china, por nombrar dos de las más antiguas, se considera que es en el estómago donde se programa el sistema de salud de los seres humanos.

Ciertamente, una buena digestión dependerá de los alimentos que consumimos, las cantidades, y de cómo comemos.

La forma de comer es importante. ¿Se ha fijado usted si mastica lo suficiente sus alimentos?

El proceso digestivo toma su tiempo. Comienza con el bolo alimenticio que deberá ser muy bien masticado, mientras va pasando al conducto digestivo. Mientras más tiempo invierta en masticar sus alimentos, más fácil será el proceso.

Escoja bien los tipos de alimentos a ingerir. Evite las frituras, escoja carnes magras, evite el exceso de carbohidratos. Los azúcares en las comidas tienden a producir fermentación de los mismos, así que atención con el postre y las frutas después de comer, no son recomendables. No elija porciones copiosas.

Si a pesar de todas estas sugerencias, después de una suculenta comida tenemos una digestión pesada, ¡tranquilo!

Por suerte existen excelentes infusiones herbales que ayudarán a mitigar esos malestares propios de una indigestión.

Recuerde, si son repetitivos los síntomas digestivos, no dude en consultar con su médico, no se auto medique.

A continuación algunas infusiones beneficiosas para una buena digestión.

Hierbabuena (mentha spicata): conocida también como yerbabuena, menta verde, salvia romana, yerba santa entre otros.

Una de las plantas más empleadas por sus bondades digestivas. Es antiespasmódica, antiinflamatoria, antioxidante, analgésica, carminativa, es decir, disminuye la producción de gases en el tubo digestivo.

Es una de las pocas plantas que no presenta contraindicaciones, tomada fresca o seca en forma de infusión natural.

El mentol, es uno de los elementos principales que se encuentra en la composición química de la hierbabuena. Favoreciendo la relajación del sistema nervioso, disminuyendo la trasmisión de sensaciones dolorosas .

Encontramos también carotenos y taninos como antioxidantes. Flavonoides como depurativos. Posee ácidos como el ascórbico, acético, romárico, cumárico y cafeico como los más destacados entre muchos otros elementos, que le dan a esta planta múltiples y variadas cualidades medicinales.

Infusión:

Unas ramitas de hierbabuena fresca o las hojas secas, vertidas sobre agua en ebullición. Se apaga enseguida la estufa, se tapa, se deja infusionar por unos 10 minutos. No endulzar preferiblemente, se toma tibia para mejorar desordenes digestivos.

La hierbabuena es muy refrescante puede tomarse fría, se prepara en forma normal, se deja enfriar o se agrega hielo.

Boldo (peumus boldus) se le denomina también cimarrón, árbol de Chile, boldú, boldea.

Muy usado para obtener una buena digestión, como también para las vías respiratorias. El boldo es un árbol monotípico, único en su especie y de mucha antigüedad.

Se usan sus hojas, su corteza y sus frutos. No es frecuente encontrar en una misma planta la acción que surge de la combinación de aceite esenciales y alcaloides. En el boldo existen unos 20 alcaloides derivados de la aporfina, siendo la boldina uno de los más importantes, por sus propiedades hepatoprotectoras, antiinflamatoria, colerético, relajante muscular.

Entre sus aceites tenemos el cineol, responsable de su olor característico. El ascaridol, el cimeno, eugenol, cimol, pineno y terpineol, los cuales actúan como expectorantes, analgésicos, antiflatulentos, colagogas, antisépticas, diuréticas, depurativas.

Contiene flavonoides, glucósidos, taninos, oxalato de calcio, sales, resinas y minerales.

Por toda esta composición química y sus acciones, no se recomienda su uso en personas con hipersensibilidad a algunos de sus componentes. Tiene cumarina la cual interacciona con medicamentos anticoagulantes. Personas con litiasis biliar no deben exagerar en la toma de infusiones. En algunas personas puede provocar diarreas. Es abortivo, por lo cual no debe ser consumido por mujeres embarazadas, no es recomendable en lactantes.

Infusión:

Al preparar la infusión se recomienda usar hojas secas, no más de 2 hojas por taza de agua en ebullición por unos 5 minutos y se apaga la llama. En la medida que se deje infusionar más, ésta se hace más fuerte. Preferiblemente tomar tibio y sin endulzar.

Malojillo; hierba alta de la familia de las poáceas, cymbopagon citratus. Se le conoce como “citronelle” en francés.

Conocida también como hierba limón, caña de limón, paja de limón, limonaria, limoncillo. Muy usada en postres y platos culinarios. Se obtiene de esta hierba el aceite esencial conocido como lemongrass.

Esta hierba es magnífica para tomar después de las comidas por ser realmente coadyuvante en los procesos digestivos. Es sedante, antiespasmódica, antiinflamatoria faríngea, antiácida. Excelente para aliviar malestares de diarrea, anti flatulenta, antipirética. Para aliviar síntomas de resfriados, ansiedad, insomnio, jaquecas, con una suave acción diurética.

En su composición química nos encontramos con sus aceites esenciales geraniol y citronelol. Contiene ácido fólico, potasio, cobre, manganeso, hierro, zinc, calcio, vitaminas B6, B2, fósforo, tiamina.

No se conocen estudios que hablen de contraindicaciones, no obstante se sugiere precaución en mujeres embarazadas y lactantes.

Infusión:

Como sus hojas son largas deben cortarse con cuidado, pues son cortantes, pueden usarse secas o frescas. Se recomienda para una taza aproximadamente 6 gramos (unas 4 hojas) incorporarlas al agua en ebullición, apagar el fuego, tapar y dejar infusionar unos 10 minutos.

Toronjil; Melissa officinalis, hierba perenne, familia de las lamiáceas

Sus hojas poseen una extraordinaria fragancia a limón, por lo que también suele llamársele hoja limón, citronella, hierba luna, cedrón, toronjina , cidronela.

Dentro de sus componentes encontramos en forma de aceite esencial el citral, citronelal y el geraniol. También minerales, taninos, mucilagos, ácidos triterpénicos y orgánicos, resinas y algunos principios amargos.

 El toronjil quizás por su aroma cítrico es utilizado en la culinaria, en recetas de postres. En forma de aceite esencial es empleado como repelente de insectos, en aromaterapia, por su efecto relajante se utiliza para baños de asientos y de inmersión. Como hierba medicinal propia para infusiones frías o calientes.

Sus propiedades son sedativas, ideal para relajar el sistema nervioso. Para aliviar malestares digestivos, dolores estomacales, náuseas, digestión pesada, mal aliento, taquicardias de origen emocional, resfriados.

Tomado en dosis normales no se conocen contraindicaciones.

Infusión:

Forma de uso en infusiones: por cada taza de agua en ebullición, agregarle 5 hojas frescas de toronjil, también puede usarse hojas secas. Apagar la llama y dejar infusionar por 5 minutos. Se sugiere tomarlo sin endulzar, pero si no le gusta así, puede hacerlo con miel o azúcar moscabada preferiblemente. Si tiene problemas con la ingesta de dulces, utilice stevia. 6c4c70db-346b-41a7-855d-18949472bcb9

Por último, les sugiero una rica infusión fría de canela con hierbabuena para aquellas personas que solo desean saborear una aromática deliciosa después de comer.

La canela es conocida por sus múltiples efectos beneficiosos para la salud. Son muchos sus usos en la gastronomia en general, en la reposteria, en la aromaterapia.

Su nombre ciéntifico es Cinnamomum zeylanicum o Cinnamomum verum, es un árbol frondoso que puede llegar a medir hasta 15 metros de altura. De su corteza se sacan los rollitos de canela o como se le conoce ramas de canela.

En su composición química encontramos varios aceites esenciales, de los cuales se destacan el aldehído cinámico que le impregna su olor característico, el eugenol y el alcohol cinámico. Muchos otros elementos activos entre los más conocidos tenemos taninos, mucílagos, glúcidos y cumarina (anticoagulante).

En estudios actualizados acerca de las propiedades de la canela se ha encontrado que tiene efectos contra la diabetes. Sirve como relajante, cicatrizante de las papilas gustativas e irritaciones de la garganta. Es un tónico estomacal, ayuda en los procesos de inapetencia y reduce los síntomas de náuseas.

No obstante, pese a sus reconocidas propiedades, no es recomendable su uso frecuente en personas con úlceras estomacales e hipertensas.

Infusión:

Sin motivo alguno, solo por saborear y oler tan deliciosa infusion, les recomiendo: en dos tazas aproximadas de agua en ebullición introducir dos ramas de canela.

Dejar hervir por unos 10 minutos, recuerden que son cortezas secas, las cuales deben hervir lo suficiente para extraer sus componentes. Pasado los 10 minutos, apagar la llama y agregarle inmediatamente 3 hojas de hierbabuena, no más para no disminuir el sabor de la canela. Dejar enfriar, agregar hielo y endulzar al gusto.

Les aseguro que disfrutarán de este magnífica infusión de canela con hierbabuena. !Qué lo disfruten!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s