CRISTIANO FEDERICO SAMUEL HAHNEMANN, el sabio de Meissen (Segunda parte)

Cuanto más palpable es una verdad, más tiempo pide para ganar el lugar de que tiene derecho. Los obstáculos, que se ponen en su camino, ocurren pues esta verdad inicia en su alrededor un verdadero odio. Pues, ella anuncia una revolución, una perturbación de los intereses existentes y de los lugares ganados.

Samuel Hahnemann

Ataques despiadados

Hahnemann no solo sufrió por la precariedad económica, sino que también recibió muchos maltratos, ofensas y agresiones tanto a él como su familia, de parte de sus detractores.

De Konigslutter decide cambiarse a Hamburgo, pero en el trayecto recibe una agresión tan fuerte, que una de sus hijas resulta herida, les roban todo su equipaje y se ve en la necesidad de quedarse en una aldea cercana. Allí se queda unas semanas mientras su hija y la familia se recuperan de la violencia de la que fueron objeto por obra de sus enemigos. Se mudan a Altona por poco tiempo y en 1800 se traslada a Hamburgo. Produjo nuevos trabajos y traducciones sobre prescripciones médicas, donde agregaba anotaciones ridiculizando dichas prescripciones medicas inglesas. Tenía como adversarios al gremio de los farmacéuticos, ya que no les confiaba a ellos la elaboración de sus medicamentos.

Sufría constantemente agresiones a tal punto que tenía que mudarse en menos de 24 horas de un lugar a otro para evitar ataques a su familia o a él.

En 1801, Hahnemann y su familia salieron de Hamburgo y se instalaron en Machern, donde comenzó atender a la gran clientela que para entonces le buscaba.

Se cambia de nuevo a Erlenburgo y de alli se muda para Wittenberg, mudándose de nuevo a Dessau, tierra natal de su amada esposa.

En 1804, Hahnemann cambia otra vez su residencia a Torgau, publica trabajos como: “Esculapio en la balanza”, “Fragmenta de viribus medicamentorum positivis sirve en sano corpore humano observatis” que se constituye en el primer ensayo de Materia Médica Homeopática y contiene la patogenesias de los primeros medicamentos.

En 1805, publica “La medicina de la experiencia” con una notable capacidad crítica, convirtiéndose en una joya de la literatura homeopática.

Comienzan a reconocerlo.

En 1808 Hahnemann tiene un período de gloria, sus méritos eran reconocidos gracias a los resultados increíbles de sus curaciones. Su clientela aumentaba considerablemente, los enfermos acudían atraídos por los nuevos recursos científicos del Maestro.

Sin embargo no dejaba de estudiar y escribir sobre la práctica médica descubierta por él, lo cual da origen a la obra principal de su doctrina:“Organón de la Medicina Racional publicado en 1810.

Es su obra genial, en la cual hace una exposición de su nueva medicina, detallando todos los principios y particularidades de su doctrina, tanto la patología como la profilaxis. Haciendo de esta obra un motivo de consulta para todos los médicos inclusive para aquellos que son contrarios al Maestro.

Después de siete años en Torgau, decide regresar a Leipzig donde fijó residencia, en donde vive uno de los períodos familiares más felices.

En 1812, Hahnemann pide autorización en la Universidad de Leipzig para dictar conferencias acerca de su creación. Le exigen presentar previamente una disertación para adquirir ciertos derechos, se somete a la exigencia. Su tesis sobre Helleborismo la escribe en latín , pronuncia la defensa de su tema frente a numerosa asistencia entre los que se encontraban alumnos , sabios, profesores. Le conceden la autorización.

Docencia.

Animado por el éxito de sus conferencias en la Universidad de Leipzig, crea en su casa el Instituto Homeopático, donde solía recibir a sus discípulos al caer la noche en la intimidad de su hogar. Impartía la teoría de su doctrina, discutía sobre la nueva y la vieja medicina, esclareciendo los puntos que no le parecían.

En 1813 se desata una epidemia de tifo em Leipzig dándole la oportunidad a Hahnemann de demostrar que su nueva medicina era eficaz, obteniéndo curaciones asombrosas. Esta prueba le da una victoria ante los que no creían en su doctrina homeopática.

Hahnemann no deja de producir sobre sus trabajos e investigaciones. Entre 1813-1816 publica infinidad de sus obras, mencionaremos algunas; “Tratamiento del tifo o fiebre de los hospitales, actualmente reinante”,”Sobre la enfermedad venérea, y lo inadecuado del tratamiento usual”, “Sobre el tratamiento de las quemaduras”, “Examen de las fuentes de la materia médica ordinario”.

Durante estos años Hahnemann consolida sus éxitos, ganando mucha clientela que acudían atraídos por sus curaciones. Paralelamente recibia críticas y ataques de sus antiguos colegas de la medicina tradicional. Habían médicos que aún siendo Alópatas defendían su doctrina homeopática pero esperaban de él un acercamiento a la medicina clásica.

Hahnemann no respondía, se había vuelto insensible a los ataques de sus adversarios y dejaba a sus discípulos la decisión de hacerlo.

Siguen los ataques contra la homeopatía

Indudablemente que Hahnemann tenía una mente creadora, no dejaba de producir obras literarias sobre sus descubrimientos e investigaciones, escribia artículos en periódicos, en revistas científicas que le dieron a conocer más allá de las fronteras. Todo eso le sirvió de publicidad entre colegas de otros países que querían conocerle y de enfermos que no encontraban cura en la antigua medicina. Los éxitos del Maestro lejos de agradar, estimulaban la crítica ofensiva, la persecución y agresiones de todo tipo. Los alumnos del maestro, fueron igualmente perseguidos y atacados, lo que los obligó en 1820 a crear la Asociación de Homeopátas para su defensa.

La vida siempre le ponía duras pruebas a Hahnemann, en 1820 fue llamado para atender al príncipe Schwarzenberg, de Austria. Hahnemann se niega a ir y el príncipe viaja a Leipzg, donde Hahnemann lo atiende. Sometiendolo a un régimen diétetico y a la toma de sus remedios homeopáticos que pronto comienzan a reflejar la notable mejoría del príncipe.

Una vez recuperada la salud, el príncipe desatiende las indicaciones de Hahnemann, entregándose a las comidas y bebidas en exceso, recayendo gravemente. El médico de cabecera comienza a tratarlo con las prácticas medicas habituales de la época entre ellas las consabidas sangrías, a lo que se opone Hahnemann. Decide separarse de su atención al príncipe, éste muere cinco semanas después a los 49 años. Como era de imaginarse el grupo de médicos acusa a Hahnemann de su muerte, difamandolo y calumniándolo por ello.

Asilo y protección.

Para alejarlo de las nuevas dificultades, acude en su ayuda el Duque Fernando de Anhalt, dándole asilo en su ducado, elevándolo a la dignidad de Consejero de la Corte. Es en Kotten, capital del ducado, donde se traslada, le siguen mucho de sus discípulos que conjuntamente con la protección del Duque de Anhalt contribuyeron a la propagación, desarrollo de la Homeopatía y a la posición que hoy ocupa en la medicina moderna.

Pese al magnífico trato del Duque y su familia, no cesaron los ataques despiadados hacia Hahnemann, su nueva doctrina médica y el empleo de las dosis infinitesimales. Las hostilidades crecían en la medida que el Maestro avanzaba en las diluciones de los medicamentos y la dinamización.

Sin embargo Hahnemann con absoluta convicción, entregado a dejar claro sus investigaciones y a cuidar a sus enfermos, desdeñaba las expresiones en contra o a favor de sus estudios. Sigue adelante, nada lo detiene, su verdad es su norte.

Nuevos estudios.

Entre 1816 y 1823 avanza en sus estudios sobre enfermedades crónicas, gracias a su genio incansable, a su gran inteligencia, a su voluntad puesta a toda prueba. En 1828 después de años de estudios e investigación, publica su original concepción:”Enfermedades crónicas, su naturaleza especial y su tratamiento homeopático”. Desde que publica en 1828 su primera edición de 241 páginas, vino una segunda edición con 362 páginas, en 1830. 1835, 1837, 1838 se publican otras ediciones aumentadas. Así como se publicaron ediciones en francés, en español, en inglés; en 1832, 1846, 1849.

Jubileo del científico.

Los discípulos, amigos, protectores y clientes de Hahnemann deciden festejar el 10 de agosto de 1829 los 50 años de doctorado del Maestro Hahnemann. Kotten se hizo pequeña para recibir a los más de 400 personas que venían de todas partes del mundo para agasajar o conocer al homenajeado. La facultad de Medicina de la Universidad de Erlangen, envió un diploma. Sus amigos y discípulos hicieron una publicación de lujo de algunos de sus trabajos literarios, se erigió un busto del Maestro y se pintó un retrato al óleo del sabio. Los duques de Anhalt mandaron a grabar una medalla conmemorativa con el perfil de Hahnemann. Ese mismo día se efectuó el primer gran Congreso de Homeópatas presidido por el gran sabio. Quedando establecido los fundamentos para la creación del gran sueño de Hahnemann, su Hospital Homeopático.

De nuevo la desgracia.

El año de 1830 se convirtió para Hahnemann en desgracia, se muere su amada esposa Juana Leopoldina Enriqueta Hahnemann y fallece su protector el Duque Fernando de Anhalt. El ducado pasó a manos del hermano, el nuevo Duque Enrique de Anhalt.

Los adversarios de Hahnemann acuden al sucesor para que fuera privado de su protección y no pudiera seguir ejerciendo su práctica, pero afortunadamente no fueron escuchados. El sabio una vez más podía seguir adelante.

Su genio continúa.

El gran sabio parece una máquina de producción literaria, para 1831 publica: “La alopatía”, “Una palabra de advertencia a los enfermos”, “Una advertencia a los filántropos sobre la infección del cólera asiático”, “Sobre el tratamiento preventivo y curativo del cólera asiático”, “Carta sobre la curación del cólera”

En estos trabajos sobre el cólera, el sabio describió la sintomatología, la terapéutica a seguir y la profilaxis individual. Todo sus trabajos sobre el cólera generaban todo tipo de comentarios, sus atacantes como siempre se negaban aceptar la verdad de sus estudios y pretendían que modificara su opinión.

Hahnemann continuó con sus producciones, publicando en 1832; “Sobre la curación del cólera”, “Observaciones sobre la atenuación extremada de los medicamentos homeopáticos”. En 1833, publicó “Repetición de un remedio homeopático,” “Ejemplos de tratamientos homeopáticos”. En 1835 publica :¿Será posible una alianza entre la Homeopatía y la Alopatía?

Aumentaba el número de seguidores de la nueva medicina, suscitando interpretaciones de puntos de doctrina. Estas interpretaciones dieron origen a dos grupos de homeópatas: los pseudo homeópatas y los ortodoxos. El Maestro deploró tal separación, declarando que no reconocía como discípulos a los pseudo homeópatas. Debido a esto, se creó la “Sociedad de los Médicos de Lipzig partidarios de la Homeopatía”, de la cual solo formaban parte los ortodoxos, denominados Hahnemannianos fieles a los principios del Maestro.

El sueño, un fiasco.

Según lo acordado en el primer Congreso de Homeópatas en 1929, en Kotten, fundan el primer hospital Homeopático.

Pareciera que toda la vida del gran sabio estuviera marcada por la adversidad. Una vez fundado el hospital surgen situaciones ingratas para el Maestro, nombra como director del hospital al Dr. Mauricio Muller. Este resulta estar del lado de los pseudos homeópatas, traicionando los principios del creador de la Homeopatía. Las divisiones entre los discípulos crean fuertes polémicas entre los homeópatas, Hahnemann publica en el Leipzig Tageblatt, un enérgico artículo baj o el título “Una palabra a los semihomeópatas de Leipzig”, profundizándose una verdadera separación entre unos y otros.

Estos desagradables incidentes, el ambiente polémico y divisionista perjudican la salud del Maestro, llegándo a estar seriamente enfermo.

No obstante, a las circunstancias acaecidas, Hahnemann no se desanima en el deseo de consolidar el Hospital Homeopático. Muller renuncia a la dirección del hospital en 1933 y lo sustituye el doctor Schweickert, quien era un purista de la Homeopatía. Hahnemann manifiesta su complacencia por el discípulo, pero las conspiraciones en contra de la nueva doctrina médica seguían su curso. El Dr Schweickert es sustituido en 1835 por el doctor Rummel, pero solo dura 6 meses en el cargo, Siendo remplazado por el Dr.Fickel, este era un médico impostor, verdadero enemigo de Hahnemann y la medicina Homeopática. Sustituía por azúcar los medicamentos para que no se diera ningún resultado favorable para desacreditar a la homeopatía. El doctor Noack, purista, discípulo y seguidor de Hahnemann lo obliga a renunciar, pasando la dirección al Dr, Hartmann. Este no era un homeópata puro, no seguía los principios homeopáticos, se gana la desconfianza de pacientes y colegas. Debido a esto renuncia y queda a cargo el doctor Noack, pero ya el descrédito estaba consumado, clusurándose la clínica en 1842.

2da. boda.

En estos años de tantas contrariedades para Hahnemann , el amor le había sonreído de nuevo en la persona de Marie Melanie D´Hervilly Gihier de 35 años. Una francesa, independiente y de excelente condición financiera, quien acudió a Hahnemann para curarse de una enfermedad. Entre el Maestro que ya pisaba los 80 años de edad y la linda francesa, comienza una relación que finalizará en boda, el 18 de enero de 1835. Enterada de todas las viscisitudes, ataques, polémicas, suscitadas al sabio por la creación de su nueva doctrina médica, la nueva señora Hahnemann lo invita a ir a París. La población que siempre le trató con hostilidad, que muchas veces lo apedrearon a él y a su familia, al enterarse que irá a Francia se niegan a dejarlo a partir. Llegaron a emplear métodos de fuerza para evitar que Hahnemann dejara a Kotten.

El 7 de junio de 1835, en forma secreta y en medio de la oscuridad de la noche, parte Hahnemann, dejándo atrás una vida de agresiones, persecuciones y ofensas. Seguidos en una silenciosa emoción por sus más intimos amigos y discípulos que sabían de su partida, presintiendo que jamas regresaria su apreciado Maestro.

Llega a París.

La noticia de la partida de Hahnemann hacia Francia, crea mucha expectativa en París entre los partidarios de la nueva medicina Homeopática.

El 25 de junio de 1835, en medio de un gran entusiasmo es recibido por seguidores de la Homeopatía y público en general. Miembros de la Societé Parisiense d´Homeopatie salen a su encuentro para darle la bienvenida.

La Societé de Gallicane de Homeopatie, presidida por el doctor León Simon, promovió en ese mismo año entre los días 15 al 17 de septiembre, un Congreso Homeopático para homenajear al Maestro.

Vinieron homeópatas de todas las ciudades fracesas hasta donde se había extendido su doctrina y seguido sus principios.

Samuel Hahnemann fue recibido con un gran aplauso, en medio de grandes pompas, ocupó el lugar de honor en la presidencia. Recibia en París los méritos y honores que nunca le manifestaron en su tierra natal, Alemania.

Para esta ocasión los homeópatas franceses grabaron una medalla en oro para el Maestro. En una de sus caras esta la imagen de Hahnemann rodeada de su nombre. En la otra cara, en alto relieve y en inscripciones concéntricas se lee:Similia Similibus Curentur. Seguida por: Né a Meissen le 10 avril, 1775 Venu en France le 25 juin, 1835. En el concéntrico intermedio: A leur Maitre, les Homeopathistes Francais.

El 12 de octubre de 1835, por decreto ministerial obtuvo la autorización para ejercer la medicina en Francia.

También entre el gremio de los médicos Alópatas, la presencia de Hahnemann causó desazón e inquietud, pero nunca recibió agresiones ni ataques como lo había recibido en el pasado.

Encontró el Maestro en Francia acogida no solo a su presencia, sino a su nueva doctrina y a sus opiniones. Era respetado, admirado y tenía discípulos que seguían sus orientaciones en la práctica de la medicina Homeopática.

Venían pacientes de todas partes, su fama se extendía al salvar vidas que se pensaban desahuciadas. A pesar de su edad trabajaba incansablemente, escribía y seguía en producción de obras literarias. Al fin Hahnemann había encontrado el reconocimiento a su sabiduria, paz a su espíritu. El amor y la cooperación de sus labores en su esposa Marie, quien estudiaba y ponía en práctica la doctrina del sabio. Era su compañera y asistente, profunda conocedora de la Homeopatía, recibe del Instituto dÁllentown, en los Estados Unidos de Norteamérica, el título de Doctor Honoris Causa.

Última etapa

La valiosa compañia de su joven esposa, el ambiente favorable a su causa, junto a la admiración de sus pacientes y discípulos, inyectaron vitalidad al Maestro.

El 10 de agosto de 1839 fue festejado en París el sexagésimo aniversario del doctorado de Hahnemann. De nuevo sus discípulos brindaron al sabio muestras de su aprecio, vinieron médicos seguidores de la Homeopatía desde Brasil. El mundo homeopático de París se hizo sentir, llegaron de Leipzig sus hijas y discípulos a manifestar su amor por el anciano científico.

Su inagotable energía por el trabajo lo lleva a publicar la sexta edición del Organón, sus trabajos sobre el Arsénicum que agrego al Tratado de enfermedades crónicas.

Hahnemann solía padecer una bronquitis que le aparecía por primavera. Bajo los cuídados de su esposa que no se separaba de él y tratado por su fiel discípulo el Dr. Chatran, el Maestro se agrava.

Al amanecer del 2 de julio de 1843, se extingue la vida del sabio reformador de la Medicina.

Ante la consternación que causó su deceso, rodeado de su esposa, hija, nieto, sus amigos, fieles discípulos y mucha gente en general, su cuerpo fue expuesto por varios días.

Acudían personas, seguidores de lejanos sitios que querían rendir un tributo al Maestro. El 11 de julio de 1843 fueron enterrados sus restos en el cementerio de Montmatre.

El 24 de mayo de 1898 fueron transferidos sus restos al cementerio du Pere Lachaise, donde reposan en un mausoleo creado para él.

Samuel Hahnemann el más eminente genio del siglo XIX, creador de la nueva medicina Homeopática que tanto bien ha traído a la humanidad, descansa en paz.

  • Un resumen del trabajo presentado por el CENTRO DE HOMEOPATÍA FLORES
  • Edición en internet por el DR. Alejandro C. Flores Garcia
  • Tomado de la obra Iniciacao Homeopática del DR. José Emygdio Rodrigues Galhardo
  • Versión castellana del Dr. Eliud Garcia Treviño
  • Les invito a leer el mágnifico trabajo biógrafico completo en la siguiente dirección web:
  • http://www.homeoint.org/books3/hahnemann2/index.htm
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s