¿Sabes cuál es la infusión más popular en el mundo?

Ni amigo reconciliado, ni café recalentado”

Anónimo

!Pues el café! Se puede decir que es una de las infusiones más antigua, su origen se pierde en el tiempo. No se sabe con exactitud desde cuando se conoce o cuando se comenzó a tomar, pero hoy por hoy es una de las bebidas más populares en el mundo.

Para mí el café es una bebida que sugiere emociones, a cuántos no les ha pasado que al sentir su aroma les invade sensaciones de alegria, de bienestar, de plenitud. El café genera dos conductas en la gente en cuanto a su relación, las que les gusta el café y las que no, las que nos apasiona una deliciosa taza de café o las que son absolutamente indiferentes a sus cualidades.

El café suele convocar a reunión, se convierte en una excusa para conversar, ya sea con la familia, con amigos, en el trabajo, en alegrias, en sorpresas, en las tristezas, en las complicidades, en la soledad, para comenzar algo o para terminar también.

El aroma del café en cualquier lugar donde me encuentre me hace pensar en la infancia, cuando mi abuelita a muy temprana hora de la mañana colaba el café en su colador de tela. Previamente había tostados los granos y luego los molia en su molinillo casero. Ese olor penetraba los sentidos, se esparcia por todos los espacios, susurraba entusiasmo, acariciaba indescriptiblemente, aunque era pequeña, se despertaba en mi el deseo de probar esa infusión que olía tan rico.

Fue también mi abuelita materna la que a temprana edad y a escondidas de mi madre, me dió a probar mi primera taza de café. Era una infusión muy suave que en Venezuela se llama “guayoyo”. Es un colado de café con más proporción de agua para que quede suave, endulzado con papelón (raspadura, panela) y a la que mi abuelita le agregaba canela en rama y pimienta guayabita. Lo recuerdo dulce, oloroso, una sensación tan placentera que aún la puedo evocar..

En la actualidad nos parece muy normal encontrar esta deliciosa bebida en cualquier parte de nuestro globo azul. Sin embargo, existen datos que hablan de épocas en que se le temía el tomar esa infusión negra, no hay certeza si es historico o una leyenda más, pero se cuenta lo siguiente:

Leyendas e historia sobre el café

Por el siglo XVI, llega el café a Europa y la gente asombrada por ese líquido negro con ese aroma que les atraía, comienzan a decir que era una bebida satánica. De manera que consultan a el Papa Clemente VIII, quien ante la presión de los feligreses decide probar la temida infusión. Queda cautivado por la bebida y concluye la expectativa diciéndo: “Sería pecado dejar a los descreídos una bebida tan deliciosa !Venzamos a Satanás!, impartiéndole la bendición, para hacer de ésta una bebida verdaderamente cristiana”

La historia del café es apasionante, está envuelta en el misterio, en rivalidades, es tentador, llegó en un momento a despertar la codicia de poseer su grano, despierta vehemencias, invita al placer de tomarlo, olerlo, disfrutarlo.

CABRA Y CAFE

Pero es en Etiopía, Africa, posiblemente por el 300 d.C. a donde se remonta el origen del café. No existe certidumbre acerca de fechas de su aparición, no hay documentos escritos, son narraciones orales las que dan cuenta de lo que pudo haber ocurrido. Las tribus que llevaban a pastar sus cabras observaron que algunos animales que habían comido cierto tipo de bayas rojas estaban más enérgicas. Decidieron probarlas, comprobando sus beneficios. Esto lo hicieron conocer a los monjes de un monasterio cercano, ellos a su vez lo notificaron a su Abad, quién hizo hervir en agua algunas ramas con los frutos. Al probarlo no le gustó y botó todas las ramas sobre el fuego. La cocina se vió invadida de pronto de un aroma delicioso. El Abad motivado por la fragancia, se puso a tostar el fruto y con esto hizo de nuevo una infusión que atrajo con su olor a los demás monjes. Así nace la primera taza del rico café, sin imaginar siquiera aquellos monjes lo que trascendería.

Según datos encontrados en http://www.josedanielcortijo.com/cafe.pdf el primer registro histórico que se tiene acerca del café se localiza en la región de Kaffa en Etiopía, alrededor del siglo X d.C.

A mediados del siglo XVI los sacerdotes sufíes de Yemen tomaban café para mantenerse despiertos durante la oración. De ahí, que la primera característica por la cual se destacaba esta nueva infusión era por sus propiedades beneficiosas para la salud. Médicos árabes de la época destacaban las propiedades energéticas del café.

Aunque sinceramente en la actualidad no creo que a quien le guste tomar café, lo haga por sus propiedades saludables, lo toma porque le agrada su sabor y se deja llevar por esa mágica influencia que ejerce en sus seguidores.

En los últimos años se han realizado estudios científicos que avalan las cualidades para la salud al tomar café de forma moderada, natural y sin aditivos.

Pues si, el café, esa aromática bebida oscura puede prevenir algunas enfermedades como problemas cardiovasculares, puede reducir la demencia y síntomas de Alzheimer, la diabetes, combate la celulitis, activa la producción de bilis, disminuye el riesgo de cáncer de colon, aumenta la eficacia de los analgésicos, contiene elementos antioxidantes. De manera que además de sabroso, tiene propiedades favorecedoras para el organismo.

¿Cuándo llegó el café a nuestra América?

Como todo lo relacionado con los orígenes del café, también en América hay diferentes versiones. No hay fechas concretas, varian de acuerdo a los sitios donde van desarrollándose los hechos. Su llegada al nuevo continente se relaciona con sucesos importantes, con misioneros y personajes de la historia.

Existen datos que ubican la llegada de los preciados granos por el puerto de Boston en 1689. Relacionan su arribo con los acontecimientos del motín del té de Boston, pero estos sucesos acontecieron en 1773, por lo cual no hay una certeza en la veracidad de las fechas.

CAFEVERDE

Otra versión atribuye a Cristóbal Colón que en sus primeros viajes haya introducido plantas o semillas de cafetos, ya que desde el siglo XVI existían plantaciones en las islas de Cuba, Santo Domingo y Puerto Rico.

Sin embargo, existe una historia con información más detallada acerca de Gabriel Mathieu de Clieu. Oficial de la armada francesa quién en un primer viaje en 1720 transportó una mata de café a la isla Martinica, la planta no sobrevivió a la travesía. En 1723 Clieu tomó todas las previsiones para que un esqueje de café llegará a la isla, utilizando inclusive su propia ración de agua para conservar la planta. Lo logró y a partir de este esfuerzo de Gabriel Mathieu de Clieu se extendió desde Martinica hacia el continente americano.

También los holandeses, a través de un personaje rodeado de misterio, prófugo de la Guayana Francesa, escondido en la Guayana Holandesa. Se ofrece a llevarle al director del penal de Cayena en la Guayana Francesa, semillas de la planta de cafeto que ya eran muy codiciadas con la condición de no ser castigado. De ahí es llevada la planta a Martinica, que era colonia de Francia, y se propaga al continente americano.

Los portugueses introducen el café al norte de Brasil en 1727 traído justamente desde la Guayana Francesa y de donde se pudo haber expandido al sur del continente américano.

La historia del café en Venezuela, es a través de los misioneros jesuítas establecidos en la cuenca del río Orinoco. Es el padre José Gumilla en 1730 a quien se le asigna el protagonismo de haber introducido las semillas del café tanto en Venezuela como en Colombia. Se va extendiendo por la región, llegando a la Caracas colonial en 1784, cuando se hacen las primeras plantaciones en la aldea de Chacao.

A Colombia penetra por el oriente del país, llevada por el mismo misionero español José Gumilla, quien va propagando su cultivo en las diferentes zonas en donde hay conventos y misiones religiosas.

Sin embargo, existe otra versión mediante la cual el arzobispo-virrey Caballero y Góngora en 1787, en carta enviada a las autoridades españolas, habla de la existencia de cultivos de la planta del cafeto en las regiones cercanas a Girón y a Muzo, actualmente Santander y Boyacá.

De manera que a través de personajes y sucesos importantes de nuestra historia americana se desarrolla el cultivo de un grano que transformaría la economía y la cultura del nuevo continente, de la misma forma que ya lo había hecho en el resto del mundo desde su primera aparición.

Un recorrido por sus particularidades.

En la actualidad esta popular infusión es conocidad en el mundo entero, cada región, cada país, la asume dentro de su cultura con particularidades que le imprimen una forma de consumo y uso social verdaderamente únicos.

Dejando a un lado lo relacionado con el cultivo, tipos de granos, la producción económica de la cual dependen millones de personas alrededor del globo terráqueo, es interesante el día a día en el consumo del café.

A todo lo largo del continente americano el amanecer en los hogares comienza con una taza de café humeante, endulzado al gusto con azúcares refinados, azúcar negra o con panela (papelón, raspadura), cargado de esperanzas y emociones para emprender el nuevo día.

Dependiendo del país, se le dará nombres diferentes que significan las maneras de tomarlos, como si cada región quisiera darle un gentilicio para que no quepa dudas que pertenece ahí, a ese sitio determinado.

imagenchef2

En EE.UU. se le conoce como “café americano”, es la combinación de agua caliente con el café espresso. Por lo general las proporciones son mitad agua y mitad café espresso. Se dice que este término fue aplicado por los emigrantes italianos para distinguir el“café americano”. Tambien hay una versión que dice que fue durante la Segunda Guerra Mundial cuando unos soldados añadieron agua caliente al café negro que le servían intentado conseguir el sabor que conocían.

En México en zonas del interior de la república se le llama “café de olla”porque se prepara en ollas de barro con canela y piloncillo, pero en las ciudades principales se preparan exquisitas tazas de café negro o con leche.

En países como Costa Rica y Nicaragua popularmente se le denomina “chorreado” por su forma de prepararlo, se le agrega al preparado de café clavitos de olor y canela.

Aparte de la increíble maravilla de construcción que representa el canal de Panamá, también se le conoce al país del istmo por la extraordinaria calidad de sus granos de café. No existe una cultura de tomar café, por lo cual no  se conocen peculiaridades. No obstante se pueden encontrar cafeterias donde se sirven deliciosas tazas de café al estilo italiano, con leche o cargadito o una variedad de preparados de café frio.

En Colombia se pide por “tinto” servido generosamente en tazas grandes y muchas veces endulzado con panela.

En Brasil podrás pedirlo por un pingado que es más leche con un pingo de café; com leite que es un café de filtro con leche hervida; mocha que es un jarabe de chocolate, leche vaporizada con una capa de espuma de leche y una parte de café espresso.

En Venezuela es muy divertido porque existen muchas maneras de pedir el café. Un “guayoyo” o “guarapo” es un café con más proporción de agua, endulzado la mayoria de las veces con papelón. Se puede pedir un “negrito largo”, un “negrito corto” son cafés fuertes pero que se diferencian unos de otro por más o menos cantidad de agua y se le agrega algún endulzante al gusto. Está el “cerrero”que es un café muy fuerte, concentrado, lo toman sin ningún tipo de endulzante. El “envenenado” que también es muy fuerte y se le agrega ron, o brandy o el aguardiente de cada región. Luego encontramos el “marrón” que puede ser marrón claro o marrón oscuro, café con leche o el “tetero”que es más leche que café. Desde luego que se pueden conseguir en las excelentes cafeterias las formas internacionalmente conocidas. Porque además de tener la propia cultura criolla, Venezuela ha recibido mucha influencia de las diferentes colonias de emigrantes italianos, españoles, portugueses, europeos en general y desde hace unas décadas atrás también los árabes radicados allí han marcado su estilo.

Hablando de europeos, los italianos por ejemplo han hecho del café una parte muy importante de su cultura, bueno como casi en todos los países, lo han hecho parte de su identidad nacional. Disfrutan de una inmensa formas de prepararlos, varian de acuerdo a cada región, pero quizás lo que más se ha dado a conocer de la bella Italia es el término “cafe espresso”.

máquinacafé1

Esto de debe a la máquina para hacer café inventada por Angelo Moriondo, quién la presentó en la Exposición General de Turín, en 1884, donde fue galardonado con una medalla de bronce. Por enigmas que se pierden en la historia Moriondo no se dió a conocer comercialmente. En 1901 en Milano, Luigi Bezzera presenta su modelo de cafetera espresso, dándose a conocer en el mundo. Esta nueva forma de hacer café surge como una necesidad de prepararlo al instánte y de mánera rápida, espresso es rápido en italiano.

Es así como la expresión caffé espresso”, sea el término genérico como se pide el café más común en Italia. Pero también nos encontramos con caffé doppio, que no es más que un café doble, caffé stretto y caffé ristretto, que no es otra cosa que un café con menos agua, de aroma y sabor bastante fuerte, caffé lungo, caffé macchiato, caffé latte macchiato, capuccino, marocchino, mocacchino, caffé corretto. Y que me dicen de los riquísimos cafés frios que han popularizado los italianos, como un delicioso caffé affogato, es un café frío o caliente con una gran bola de helado de vainilla o un granizado a la italiana, café con crema batida y cacao y si lo quieren más espirituosos, que me dicen de un mazzagrant, es un granizado de café con brandy o licor de almendras con ralladura de limón y un punto de jarabe de azúcar, !bravo! Vivan los italianos.

Pero si de nombres se trata, no hay como los españoles para crear diferentes maneras para pedir café.

Según http://elviajero.elpais.com/elviajero/2014/03/10/actualidad/1394458898_396266.html por lo menos hay 39 formas conocidas. He aquí algunos de los más conocidos como; el “carajillo”que es café con brandy o ron o aguardiente de orujo. “carajillo bombón” que es café con leche condensada y brandy, el catalán que es con crema catalana; cortado, desnatado, quemadillo aragonés, suspiro horchata, blanco y negro, tocado gallego, son tantos con características muy particulares.

No puedo dejar de mencionar la forma de preparar y tomar café de los árabes, comparado con los sabores occidentales, nada que ver. Son verdaderamente diferentes porque utilizan especies como el cardamomo, el azafrán, el jengibre, el clavo, que tienen aromas y sabores muy fuertes. Tambien utilizan utencilios diferentes para su preparación, pero lo que si es igual que en muchos sitios occidentales es que incita a la reunión para conversar, generalmente son los hombres quienes toman el café en vasos pequeños y sin asa.

Si de particularidades se trata, los turcos llevan la voz cantante, a tal punto que la Unesco a declarado su manera de preparar y servir el café, como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad,vaya honor. Es que los turcos se las traen, utilizan el denominado café arábico, molido muy fino, casi como una harina, en un molinillo de cobre y preparado en una jarra especial de latón que se llama “cezve” , muchas veces es aromatizado con canela y cardamomo. Es un café muy perfumado, de sabor fuerte, produciendo una infusión densa, con mucho cuerpo y dulce, lo sirven en pequeñas tazas sin asas aconpañado siempre con un vaso con agua.

El tomar café en Turquía está inscrito en su historia y desarrollo como nación. Es casi como un ritual, no solo se toma en las mesas donde se reunen los hombres a conversar, se sirve en ceremonias matrimoniales, es utilizado para predecir el futuro, en los tradicionales festejos de hospitalidad se dice que “una taza de café significa 40 años de amistad”. Nunca rechaces el “tomar un café” en Turquía, pues, se podría considerar una falta de cortesía.

También para los griegos tomar café forma parte de la cotidianidad social, es una tradición muy arraigada en su cultura. Los griegos aman el hacer vida social, tomar café en Grecia, no es cosa de un instánte, es dedicarle a ese momento entre una o dos horas por lo mínimo, es bullicio, gente, risas, compartir. Son los “kafeníos”, los típicos bares griegos, en los que son los hombres, en su mayoría personas ya bastantes maduras, las que comparten el ritual social de tomar café. Preparado en su típica briki, una especie de cacerola con un mango bastante largo, la misma cantidad de azúcar y de café, cocidas al mismo tiempo y que se retira del fuego apenas comienza a subir una espuma espesa que anuncia el inicio de la ebullición. Entre comentarios políticos, jugar backgammon, bromas y los más adustos sin soltar su kombolói, que es esa especie de rosario corto, esperan a que su metrio (su café griego) se asienten los posos(el residuo del café) y baje la temperatura, ya que no se acostumbra a revolverlo. Los más jovenes se suman a este ritual en hermosas cafeterias modernas, con amplias terrazas exteriores donde marcan su forma de celebrar la vida con la parea, grupos de amigos. No solo se toma de forma tradicional, sino de las diversas maneras internacionales que se conocen, con leche, cremas, frios o calientes y acompañados de picadas o dulces tradicionales.

imagenchef8

En fin, que el café, ese grano tostado, casi negro, que comenzó su viaje por la historia en Etiopía, ha recorrido el globo terráqueo. En Australia, en Francia, en Irlanda, en la India, en Japón o en Hong Kong lo encontraremos, quedándose en cada lugar para adquirir singularidades propias de cada región.

Su historia como su sabor es apasionante, se amolda, nos seduce, se pliega, nos coquetea con su olor, una vez conectados a la vorágine del café… ya no lo olvidarás jamás.

¿Nos vemos para tomar un café?

Páginas sugeridas:

http://elviajero.elpais.com/elviajero/2014/03/10/actualidad/1394458898_396266.html

http://www.josedanielcortijo.com/cafe.pdf

http://www.hispanatolia.com/seccion/2/id_cat,7/id,19447/el-cafe-turco-nombrado-por-la-unesco-patrimonio-inmaterial-de-la-humanidad

http://www.ico.org/ES/coffee_storyc.asp

http://www.amantesdelcafe.org/tipos/como-se-prepara-cafe-turco.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s